Así preparan Cappuccino los expertos

10-11-2020

Preparar una de las presentaciones más populares del café, aunque parezca sencillo, tiene su ciencia. El Cappuccino no es solamente un café con leche: hay toda una técnica que requiere de minucia, precisión y en algunos casos estética, para servir un café espumoso, cremoso y delicioso y que sea agradable tanto para el paladar, como para los ojos. Con este artículo aprenderás a prepararlo como todo un experto, solo debes seguir nuestros consejos. ¿Estás listo?

Herramientas necesarias:

Máquina para espresso. 

Vaporizador para texturizar la leche

Termómetro (opcional)

Jarra de acero inoxidable.

¡Pregúntale a un barista! Te dirá que la base y el insumo básico para cualquier receta es un buen espresso. Si dominas esta preparación ya tienes listo la mitad del cappuccino y no creas que es tan sencillo. Para hacer un espresso requieres de 7 a 11 gramos de café por cada 30 ml de agua aproximadamente. Esto equivale a una taza pequeña. El procedimiento para prepararlo consta de una extracción con agua caliente a presión que se hace al café finamente molido en una máquina espresso.

Para hacer un delicioso espresso, te recomendamos nuestra marca Matiz en cualquiera de sus presentaciones: Ámbar, Escarlata o Ébano en grano, que varían según el tipo de intensidad de bebida que quieras obtener

Cuando tengas listo tu espresso, vierte en el recipiente de acero inoxidable de 120 a 200 ml de leche entera. El éxito de tu cappuccino radica en cómo lleves a cabo este paso. Debes introducir la boquilla del vaporizador en el interior de la jarra, pegada a un costado de esta, sumergiendo apenas la punta, pues si está muy profunda no producirá la espuma que deseamos. Enciende el vaporizador e introduce en el costado contrario al de la boquilla el termómetro, también puedes medir la temperatura al tacto. La espuma se produce a los 36°C. A partir de esa temperatura solo estaremos calentando la leche hasta que el termómetro marque entre 65°C y 68°C o hasta que notes una textura cremosa.

Ya tienes la emulsión lista. Sin embargo, después de vaporizarla, déjala reposar por unos segundos. Haz círculos con la jarra para ir mezclando la espuma de la superficie con la leche caliente y así oxigenar la leche. Da unos golpecitos a la jarra para eliminar las burbujas de esta forma conseguirás una textura uniforme, sedosa y cremosa. Cuando esté así, viértela sobre el espresso que ya habías preparado. 

En el momento en que sirves la leche vaporizada tienes la oportunidad de hacer Arte Latte, que es una manera de convertir una simple taza de café en una bebida no solo deliciosa de beber, sino también gustosa a la vista y sublime. Este consiste en crear figuras o formas con leche espumada sobre la superficie de un café. El cappuccino resulta el lienzo perfecto para ejercer el denominado arte latte. 

¡Y listo! Decóralo con una pizca de cacao o canela al gusto para darle tu toque personalizado.

Ya sabes cómo preparar un cappuccino como todo un experto. ¿Ves que no era tan difícil? Recuerda que el dominio de la técnica depende de la dedicación, la práctica y el esfuerzo que dediques a este hermoso oficio del barismo. Sin embargo, existen muchísimas formas de preparar un cappuccino con diferentes métodos de preparación. Si lo que quieres es un cappuccino rápido, ligero y delicioso, te podemos recomendar nuestro Colcafé Cappuccino, que viene en diferentes sabores y aquí podrás aprender a prepararlo. 

  • Tags:
  • 0
  • 2711
  • 7