Placer instantáneo: el histórico invento que revolucionó el mundo del café

25-01-2018

Era el año 1890, el mundo vivía una época de acelerada industrialización. Miles de inmigrantes europeos llegaban a tierras norteamericanas en busca de mejores oportunidades de vida.

En Latinoamérica es este el año en el que nace un memorable cantautor de apellido Gardel y que años más tarde sería considerado como el mayor exponente del tango.

Y es también época en la que Colombia se ilumina por primera vez al inaugurarse en Bogotá el alumbrado público.

A pesar de tenerse registros desde el año 1771 del uso de un compuesto de café en el Reino Unido, no fue sino hasta este especial año de 1890 en el que un neozelandés llamado David Strang inventó y patentó lo que sería de ahí en adelante un infaltable producto en millones de hogares alrededor del mundo: el café instantáneo y soluble.

Luego de aquel memorable año, el mundo encontró un nuevo sabor y aroma que cambiaría para siempre los paladares de las personas.

El nacimiento de un nuevo y sublime sabor en los hogares

Quién iba a pensar que la combinación de agua caliente más un polvo marrón daría como resultado instantáneo una bebida llena de propiedades energizantes, estimulantes y curativas que se convertiría en parte de la rutina diaria de hombres y mujeres de todo el planeta.

Y es que sin importar el contexto social, cultural o político de las últimas décadas, el café instantáneo fue, desde su origen, un acompañante silencioso de los grandes cambios que fueron surgiendo en el mundo que habitamos.

En el contexto local los primeros pasos para la creación de un producto instantáneo y a base de café se fueron fraguando por allá en los años 20. En ese entonces se pretendía ofrecer a los hogares colombianos aquella bebida que tanto furor estaba causando en el mundo: el café instantáneo. Y, a pesar de ser esta una nación con gran inclinación por el chocolate y otro tipo de bebidas, el mágico grano fue finalmente conquistando los hogares colombianos y deleitando los paladares de miles de familias en nuestro país.

A pesar de que el café instantáneo cuenta aún con una joven historia (comparada a la bebida del café en otras presentaciones y que, según registros históricos datan del S.XV en tierras africanas), lo cierto es que cada día, cada mañana y cada noche que pasa, esta solución de agua y granos molidos se ha ido posicionando precisamente así: una solución mágica, natural y placentera para muchos de los problemas y ajetreos del mundo moderno.

También es ideal para aquellos momentos en la mañana, tarde o en la noche en los que queremos sentarnos y regalarnos una bebida saludable, rica en antioxidantes y reconocida por la prevención de un gran número de enefermedades, un exquisito placer instantáneo ya sea en forma de un rico y tradicional tinto, un espumoso y relajante cappuccino o un viaje de sabores y notas de caramelo o vainilla para consentirte como más te gusta.

Ya sea solo o acompañado, el café… aquel polvillo que aguarda en nuestra alacena, es sin duda un invento que revolucionó la vida y los hábitos de consumo de millones de personas en el planeta.

¡Salud por el café instantáneo!

  • 0
  • 1698
  • 31